¿Qué es la Red de Bancos de Datos?

En los últimos cinco años (2005 a 2010) se han ido conformando bancos de datos de derechos humanos en diversas regiones de Colombia mediante esfuerzos de muy diversos tipos de grupos, organizaciones e instituciones, tales como movimientos u organizaciones de origen popular o de base; organizaciones no gubernamentales de carácter investigativo y/o activo; departamentos de pastoral social o derechos humanos  de la Iglesia Católica o de otras iglesias cristianas y centros universitarios. En el encuentro de delegados de dichos bancos, realizado en Bogotá el 15 de septiembre de 2007, los presentes hemos querido explicitar y reafirmar los consensos que nos han permitido actuar en unidad de acción hasta el presente, con miras a fortalecer la corresponsabilidad en la tarea que nos es común. 

En todo este proceso, el Banco de Datos sobre Derechos Humanos y Violencia Política del CINEP nos ha compartido su marco conceptual, su metodología y sus instrumentos técnicos, siempre bajo el principio de que la información relativa a las violaciones de los derechos humanos pertenece en esencia a las víctimas y nadie debe darle el carácter de propiedad privada ni de mercancía que en alguna manera o medida pueda ser negociable, y que de ese carácter de servicio desinteresado debe participar también el diseño de instrumentos que se construyen para hacer visible y comprensible dicha información.  En dicho compartir, el Banco de datos del CINEP dejó siempre en claro el respeto por la autonomía de cada banco regional y el carácter de servicio no interesado ni determinador de dependencia alguna que lo animaba.

El proceso de interlocución y de acción coordinada nos fue ayudando a convertir en patrimonio común ciertos consensos que queremos hacer más explícitos:

  1. El marco conceptual que hemos compartido y que fue elaborado conjuntamente por el CINEP y la Comisión Intercongregacional de Justicia y Paz en su etapa de gestión conjunta del Banco de Datos, se basa en un concepto de derechos humanos que se enmarca en las relaciones entre los ciudadanos y el Estado y no en las relaciones entre unos ciudadanos y otros, de modo que opera como instrumento de defensa de la dignidad humana frente a las agresiones del Estado y/o de los grupos que gozan de su apoyo, connivencia, instigación o tolerancia. Los actos de violencia relativos al conflicto armado y que no se originan directa ni indirectamente en el Estado, se tipifican a la luz de los parámetros del Derecho Internacional Humanitario, pero se acepta que el modelo de guerra que sirvió de trasfondo a la redacción de los Convenios de Ginebra y sus Protocolos e instrumentos adicionales, se distancia mucho del modelo de guerra interna que se vive en Colombia, lo que justifica modificar algunas categorías, siempre dentro de los grandes principios del Derecho Internacional Humanitario.
  2. Todo el esfuerzo de recolección de información, de clasificación de la misma mediante las categorías del marco conceptual, su sistematización en programas informáticos y la elaboración de informes, publicaciones impresas o en medios magnéticos, tiene el propósito fundamental de hacer visible y accesible dicha información a los más amplios niveles posibles, lo cual constituye el servicio a las víctimas que desde este tipo de trabajo podemos prestar.
  3. El uso de software libre ha sido otra opción fundamental de este proceso, relacionada con el propósito de facilitar la máxima accesibilidad de esta información evitando pagar costos comerciales por los programas. Dicha opción se ha complementado con el criterio de permitir libre uso y libre reproducción de la información que se produce.
  4. La corresponsabilidad progresiva en el trabajo de hacer accesible y comprensible esta información, nos ha ido llevando a funcionar de hecho en una red de bancos de datos que busca apoyarse cada vez más en la identificación con un  servicio que tiene como criterio fundamental facilitar a las víctimas su búsqueda de verdad, de justicia y de reparación, y al país y a la humanidad la salvaguarda de la memoria histórica de los hechos dolorosos que nunca más deben tolerarse.

El mismo desarrollo de la acción coordinada y del funcionamiento en red va demandando nuevos avances para la cualificación del servicio que prestamos y para enfrentar mejor las dificultades que vamos encontrando, lo que nos ha llevado a proyectar el futuro inmediato en estas perspectivas:

  • Para impulsar de una manera más dinámica la corresponsabilidad en la tarea que nos es común, vemos necesario iniciar una nueva fase del proceso de desarrollo del Sistema de Información de Violencia Política En Línea, la que implica organizar la toma de decisiones en instancias más participativas, con una coordinación rotativa. Para ello se pueden establecer reuniones semestrales que podrían coincidir con la preparación de los informes semestrales.
  • Para procurar un desarrollo más armónico del Sistema de Información de Violencia Política En Línea, vemos necesario entrar en una relación colectiva con agencias de financiación, tratando de avanzar hacia una distribución de recursos que impulse la solidaridad y la corresponsabilidad entre todos los integrantes de la red y hacia la creación de nuevos bancos regionales allí donde sea necesario y que  a su vez sean parte activa del Sistema.
  • Dado que ha ido avanzando la constitución de un Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado, vemos conveniente avanzar hacia una mayor coordinación con el mismo.
  • Teniendo en cuenta el avance en el proceso de desarrollo del Sistema de Información de Violencia Política en Línea –SIVEL-, dentro del cual los principios, el marco conceptual, la metodología y herramientas técnicas y metodológicas de sistematización de información se han convertido en un patrimonio común, vemos conveniente que el Cinep redefina el carácter de su participación en el SIVEL, ya no como la entidad determinadora sino como un componente del Sistema.

Finalmente, de cara a ir fortaleciendo la autonomía del Sistema de Información de Violencia Política en Línea, queda como tarea crear en el primer semestre de 2008 el estatuto del SIVEL, en el cual se contemple la posibilidad de una administración rotativa y se defina el mecanismo de toma de decisiones.